El secretario del Tesoro de los EEUU, Seteven Mnuchin, confirmó la participación del mandatario norteamericano a la cita de Buenos Aires prevista para el 30 de noviembre y el 1 de diciembre 'Sí­, viene y yo estaré encantado de acompañarlo, será mi tercera vez en la Argentina este año', aseguró el secretario del Tesoro de los EEUU, Steven Mnuchin en conferencia de prensa al cierre de la Tercera Cumbre de Finanzas del G20.
El evento, previsto para el 30 de noviembre y primero de diciembre de 2018, se realizará en el predio de Costa Salguero.
Hasta la confirmación del secretario de Tesoro, sólo se sabí­an de las 'intenciones' del mandatario republicano de participar, según habí­a expresado Edward Prado, el nuevo embajador norteamericano en Argentina a principios de julio.
La noticia es una de las mejores que podí­a recibir la Casa Rosada, que esperaba esta confirmación hace tiempo.
De hecho, temí­an que el contexto tenso con China y la Unión Europea pudieran disuadir al republicano de viajar.
Esta novedad, también, aumenta la expectativa de que Trump y el ruso Vladimir Putin tengan su segunda cumbre en territorio argentino, después del la cita de Helsinki del 16 de julio pasado.
Moscú fue quien hecho a rodar esa posibilidad cuando el propio Putin la deslizó a la televisión estatal dí­as atrás.
En la conferencia de prensa, además, Mnuchin ratificó el respaldo de la Administración Trump a la presidencia argentina del G20: 'Fueron dos dí­as muy productivos no puedo estar más contento por esta cumbre'.
En su reunión con Macri, el funcionario norteamericano también ratificó el apoyo al acuerdo alcanzado con el FMI y al plan de reformas del Gobierno.
Cumbre de lí­deres en Buenos Aires:
Además de Trump, 18 jefes de estado del Grupo, más la Unión Europea y los paí­ses invitados llegarán a Buenos Aires.
En total, se esperan 7.000 personas, entre ellas presidentes, ministros, funcionarios polí­ticos y cerca de 2.500 periodistas.
La cumbre se realizará en el predio de Costa Salguero, que  contará con 30.000 metros cuadrados cubiertos, divididos en tres aéreas: una de lí­deres, con espacios para reuniones plenarias, salas para encuentros bilaterales y área de descanso.
Una segunda, con una zona de sherpas-que son los máximos representantes de los jefes de estado-, que también contará con salas reuniones, auditorios y otro espacio común de descanso.
En tanto, la tercera zona será el espacio destinado a la organización, donde trabajarán 1.000 personas, con oficinas para la logí­stica.INFOBAE

Fuente: Primera Fuente >> lea el artículo original