Ayer se celebró el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, una serie de defectos o malformaciones de la estructura cardíaca o de los grandes vasos, que se encuentran presentes desde el nacimiento y son producidas en la etapa fetal. Si se diagnostican a tiempo, en un 85% de los casos se puede salvar la vida.

En nuestro país, cada año nacen casi 20 niños por día con cardiopatías congénitas, siendo así la malformación más frecuente en los recién nacidos. 'Con los tratamientos de los que disponemos en la actualidad (los cuales incluyen no solamente procedimientos quirúrgicos convencionales, sino también mínimamente invasivos o percutáneos), entre el 80% y 85% de los pacientes portadores de cardiopatías congénitas llega a la vida adulta', aseguró la doctora María Celeste Carrero, médica cardióloga (MN 122.721), miembro de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

Te puede interesar...

Detallando la explicación, la especialista agregó: 'Sin embargo, aún representan una de las principales causas de muerte durante el primer año de vida, sobre todo si no son diagnosticadas y tratadas correctamente'.

En Argentina existe una extensa trayectoria en el tratamiento interdisciplinario pediátrico de las cardiopatías congénitas que permite que una gran proporción de los niños que las padecen sean diagnosticados a tiempo y, tras ser tratados, puedan llegar hasta la adultez.

Fuente: LMNeuquén >> lea el artículo original