La tarifa social de luz tendrá a vigencia hasta el 31 de diciembre, por lo que el 1 de enero de 2019 el servicio será más caro para 160.000 familias tucumanas que deberán abonar entre un 30% y un 50% más.

Santiago Yanotti, titular del Ente Único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept), explicó que la medida implementada en el Presupuesto 2019 po el Gobierno Nacional, afectará a las familias vulnerables que hoy se encuentran con problemas para abonar los servicios.

“Queremos pedirle al Gobierno nacional que reconsidere esta medida, entendiendo que se viene el verano que es un período de alto consumo en el norte argentino. Pedimos que se revise la idea de eliminar la tarifa por las complejidades económicas y sociales que puede traer para las familias vulnerables”, señaló el funcionario, que resaltó que la medida depende de la Secretaría de Energía de la Nación.

En ese sentido José García, titular de la Federación de Organizaciones en Defensa de los Consumidores y Usuarios (Fodecus) sostuvo que llevarán el reclamo directamente a la Secretaría de Energía de la Nación. “Queremos hacerle entender a las autoridades nacionales que tienen que desistir de esta medida que afecta mucho a los usuarios y a la economía. Cuando implementaron el tarifazo dijeron que la Tarifa Social era para contener a las familias de escasos recursos. Es irrisorio que la eliminen”.

Fuente: El Tucumano >> lea el artículo original