Hoy, por primera vez en la historia, todas las claves criptográficas que protegen las direcciones de dominio en Internet serán cambiadas.
Y, por supuesto, muchos se preguntan si esto representará un colapso de la red.

Sin embargo, nada de eso sucederá.
Los usuarios quizás experimenten un servicio un poco más lento, pero el funcionamiento básico de Internet no debería verse afectado.

El cambio en las claves obedece al importante -y constante- aumento de usuarios de Internet: en el mundo existen más de cuatro mil millones de personas que acceden a ella, más de la mitad de la población mundial.

Fuente: Diario Jornada >> lea el artículo original