Al menos 20 autobuses entraron hoy en la localidad de Um Batna, situada en la provincia de Al Quneitra, en el sur de Siria, para comenzar la evacuación de civiles y combatientes hacia el norte del país, tras un pacto alcanzado por el Gobierno y los insurgentes de la localidad.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, veinte autobuses ingresaron en la localidad para trasladar a quienes han rechazado normalizar su situación con las autoridades tras el acuerdo de capitulación alcanzado ayer entre las fuerzas leales al presidente sirio Bachar al Asad y las facciones rebeldes.

Fuente: EFE >> lea el artículo original