El presidente de EE UU, Donald Trump, ha asegurado este viernes que está “listo” para llevar el enfrentamiento comercial con China al máximo, aplicando aranceles a todos los bienes que llegan del otro lado del Pacífico. Pero al mismo tiempo admite que la fortaleza del dólar le complica ganar la batalla. El líder asegura que Pekín manipula su divisa para aliviar las restricciones, una acusación que extendió a la Unión Europea. Y en su frustración criticó también a la Reserva Federal, el banco central de EE UU, por crear una ventaja a su competidor subiendo los tipos de interés.

MÁS INFORMACIÓN

Fuente: El País >> lea el artículo original